Google+ Followers

lunes, 4 de febrero de 2013

Vida en Bombinhas

Playa de Mariscal, Bombinhas, SC, Brasil

En Castellano (em portugués)

Para quién nació muy por debajo del trópico de Capricornio vivir entre él y la línea del Ecuador no resulta tan simple. Con el cuerpo acostumbrado a las temperaturas que en promedio están por debajo de los 15 grados Celsius y a las ropas apropiadas para capear el frío, me obligó a un período de adaptación donde sudar por todos los poros al mas mínimo esfuerzo fue la forma; amén de quitarme los gruesos pantalones, calcetines, vestón y el infaltable suéter de lana. Una bermuda y un par de chinelos bastaba para estar más fresco. Sólo que con esa facha es imposible salir a ganarse el pan de cada día bajo el ardiente sol tropical, a menos que uno quiera morir achicharrado o exponer el pellejo a freír. Recuerdo que llegué a Curitiba un 19 de enero en bus, después de casi tres días de viaje procedente de Santiago de Chile. Era mediodía y, por lo embotellado del tráfico, el bus se movía lentamente por las calles curitibanas. Dentro del ómnibus, aspiraba un aire caliente lleno de malos olores expelidos por los cuerpos de los pasajeros faltos de baño y de agua y jabón, amén de otros hedores fuertes y de gases de la digestión expelidos por mas de algún atormentado pasajero cuyas mejillas se enrojecían al ser descubierto, o bien volvía la cara como si nada aconteciera, aún cuando algunos lo miraran reprochándole o apretándose las narices. Yo miraba por la ventana... de repente me di cuenta que los postes del tendido eléctrico no tenían sombra; el sol desplegaba sus quemantes rayos a plomo.

Si, aquí el sol domina el paisaje y el quehacer de todas las criaturas. A medio día, los pájaros cesan de cantarolear sus peculiares tonadas, mis perros cocker spaniel duermen la siesta a pierna suelta cobijados en la sombra mas venteada del sitio, (Apolo, el cocker dominante, se acomoda dentro de la mediagua provisoria donde estoy instalado hace dos meses mientras construyo la casa, de ser posible, justo bajo el ventilador). en Sumaré y Maringá, el clima es mas seco, en cambio aquí, en Bombinhas, la humedad ambiental es muy alta, por lo que andar en camisa resulta complicado porque cuando la brisa marina escasea, estás quedan mojadas y pegajosas por lo que se opta por andar sin ellas, excepto para salir de compras o al trabajo. Llueve a menudo, generalmente por las tardes y de manera torrencial con la pirotecnia espectacular de la naturaleza seguida de ensordecedores truenos.

Aquí, en Mariscal, la densidad habitacional es muy baja aún, en la cuadra, bastante larga por lo demás igual a dos cuadras normales, solo viven permanentemente, como 4 familias, Una Argentina casada con un venezolano en la esquina del lado de Canto Grande, al frente un brasilero que arrienda cuartos a veraneantes, yo en el medio y en la esquina derecha un joven funcionario público brasilero con su esposa argentina y sus dos pequeñas hijas. El resto de la población de la cuadra es temporal, incluye a propietarios de casas de veraneo y sus familias que llegan a disfrutar de las bellas playas en sus vacaciones o bien en los fines de semana, en el caso de los que viven mas cerca como mi vecino del frente. Este es un caso especial, llega junto a su familia y a su casa llegan también sus parientes, Suelen juntar varios vehículos (hasta seis o siete). Son bochincheros, amistosos y alegres.

Pero ya, después del carnaval, los veraneantes se van, el acceso resulta algo mas expedito, ya que para llegar hasta acá en verano hay que armarse de mucha paciencia para soportar por lo menos un par de horas para recorrer los 19 kilómetros desde la carretera hasta aquí, El embotellamiento del tráfico es infernal. Recuerdo que en una oportunidad me demoré más de dos horas en recorrer los 4 o 5 kilómetros que separan Bombinhas de Porto Belo.

Este es un lugar privilegiado por la mano de Dios y, afortunadamente, la mano del hombre aún no ha estropeado su belleza exuberante. Esta es una península muy baja bañada por el atlántico por el norte y por el sur, rematada en su extremo en una punta con algunos cerros de hasta 250 m. de elevación donde asoman muchas grandes rocas graníticas. Mirada desde arriba (foto aérea incluyendo Bombinhas y Bombas) parece un gran albatros con sus alas desplegadas. Al norte la playa de Mariscal es sin duda la mejor del sector, con aguas tibias cristalinas, sobre más de 4 kilómetros de costa con arena amarillenta y fina. Está libre de ríos, por lo que también se libra de contaminación por el arrastre de lodos y detritos humanos.

Si bien existe una acentuada preocupación ambiental, que incluye el aprovechamiento de la basura doméstica e industrial susceptible de reciclar, en cuanto a la protección de las especies animales nativas dicha preocupación aún se encuentra en pañales, Concretamente, esta península es un antiguo humedal de escasa altitud, (no mas de dos metros sobre el nivel del mar), situado sobre una especie de istmo que se formó por la acumulación de arenales arrojados por las olas de las playas de Canto Grande y Mariscal, terminando por unir lo que antiguamente debió haber sido una isla ubicada a escasa distancia del continente. Sobre este arenal creció vegetación, principalmente algunos tipos de juncos, gramíneas de gran altura y pasto, entre estos últimos me llama la atención una especie de “chépica” de gran tamaño y rápido crecimiento, que prolifera extendiendo sus múltiples y largos tallos nudosos. Bajo cada uno de estas nudosidades crecen raíces que rápidamente se fijan firmemente en el suelo. También crecen algunas especies arbóreas como la aroeira, varios tipos de palmeras y otras. Aquí en Brasil descubrí el origen de muchas plantas de interior y otras tantas de exterior que los chilenos tienen em sus casas, como las de las fotos que incluyo a continuación.
Manto de Eva, crece naturalmente bajo la foresta atlántica Brasilera

En este humedal se afincaron algunas especies animales y, por supuesto una gran cantidad de especies de insectos. Dentro de las especies animales, destaca el gambá o zarigüeya, un marsupial que debe haber tenido una alta población de individuos antes que el hombre llegara a disputarle su hábitat. Hoy aún es común ver gambás muertos atropellados por los vehículos o cazados por los perros en las calles de Mariscal, sin que nadie se preocupe por proteger dicha bella especie. Como toda la superficie de este gran humedal fue loteada para el afincamiento humano, a medida que se van vendiendo estos lotes, sus dueños se ven obligados a rellenarlos con tierra a fin de que resulten habitables, y con ello se reduce rápidamente el hábitat de estas especies nativas, condenadas a morir o a desplazarse hacia los cerros bajo el denso bosque tropical donde con certeza tendrán pocas posibilidades de adaptarse.
Plantas que crecen espontaneamente en Brasil y que en Chile
he visto en los interiores de las casas

Si bien la contaminación ambiental es casi inexistente (o mas bien poco perceptible), la contaminación sonora como casi en todo Brasil, en cambio es altísima particularmente en verano. El nivel de decibelios en el ambiente sobrepasa con creces los máximos recomendables para la salud humana, sin que ninguna autoridad se preocupe de ello. Particularmente debo destacar la costumbre de los jóvenes brasileros de poner en sus vehículos equipos de sonido de alta potencia capaces de ensordecer el Maracaná. Pero ello no queda ahí, cuando los conducen por las calles ponen sus canciones preferidas a todo volumen, sin preocuparse en lo más mínimo por el vecindario o transeúntes que tienen que soportar el estridente sonido y alta vibración de los bajos. Menos aun se preocupan por el daño que se auto infringen, con seguridad cuando lleguen a los 40 años o mucho antes estarán con sus capacidades auditivas totalmente deterioradas.

Pero ya llegó marzo, y con ello la vida aquí se ha tranquilizado, Las playas están con menos veraneantes y las calles con escasos vehículos. Este es el ambiente que me gusta, (con excepción de los zancudos) apto para tratar de sacar fuera las cosas que se llevan dentro y para contemplar la maravillosa creación divina, Justo al norte en el cielo estrellado, se puede ver el gran brillo de Júpiter pasando ahora por la constelación de Tauro, A su derecha Aldebarán y un poco mas abajo y al este Bellatrix y Betelgeuse sobre los hombros de Orión.


iMPORTANTE:  Como este comentario es uno de los mas visitados, agrego hoy 17 de Enero de 2015 lo siguiente:

Bombinhas, entre los destinos mas visitados en Brasil. Lamentablemente el estado de las vias de acceso sigue siendo un gran problema. Ello unido al enbotellamiento infernal para acceder y salir, aparte ahora de la cobranza de una supuesta tasa de protección ambiental de 25 reales para los visitantes. con ello a la larga espantarán a los turistas, fuente de trabajo e ingresos para quienes habitan en este bello lugar.

http://g1.globo.com/sc/santa-catarina/verao/2015/noticia/2015/01/tres-cidades-de-sc-estao-entre-os-destinos-mais-visitados-do-brasil.html

Tambien tenga en cuenta que hay problemas serios con el abastecimieno de agua en verano, por  lo que  es recomendable beber agua enbotellada por lo qUe su presupuesto debe incluir esos gastos adicionales.