Google+ Followers

viernes, 31 de julio de 2015

Fuga de los cisnes


Era aún adolescente cuando una de mis profesoras en el Liceo Superior de Hombres de Nueva Imperial, quien gustaba de la música y la poesía, nos instaba a conocer nuestras raíces, Si, Nueva Imperial, tierra de poetas destacados como Pablo de Rocka, también pasaron parte de sus vidas en la Araucanía otros renombrados como Pablo Neruda, Gabriela Mistral y Augusto Winter. Este último, menos conocido pero que en mi dejó huellas cuando dicha profesora nos hacía leer esa hermosa composición llamada La Fuga de los Cisnes. Curiosamente, mi profesora, que hoy con los años, ya olvidé su nombre, impartía la asignatura de Educación Física.

Muchos años después y hace apenas 9, por esos caminos que la vida nos hace recorrer, llegué a vivir unos  meses en Puerto Domínguez, aldea a la vera del lago Budi donde vivió el poeta
Estatua del Poeta en madera ubicada en la ribera del
 Lago Budi, en Puerto Domínguez 
ejerciendo la profesión de Herrero. Aún allí muchos campesinos se movilizan a lomo de caballo y el uso de los bueyes y carretas es común llegando al villorrio para vender sus productos o comprar sus víveres. Llegué hasta allí después de haber fabricado un aserradero portátil en casa de un tío. Pedro Pilquil Melipil, a quien recuerdo con mucho cariño, y a su esposa, la hermana menor de mi padre, en la localidad de Rulo a unos 10 km de Nueva Imperial. Estuve aserrando pino insigne con varios campesinos mapuches del sector de Quechu Cahuín(*) . Cada vez que me trasladaba al lugar donde tenía la faena pasaba por la calle camino que bordea parte de la ribera del Budi frente a Puerto Domínguez. Allí podía ver algunos cisnes, que por esos años (2007) ya habían repoblado ese lago luego de haber sido exterminados allí por el hombre o obligados a buscarse otros lagos menos peligrosos para preservar su especie. Pese a que soy algo sordo, teniendo la capacidad auditiva de uno de mis oídos totalmente perdida desde niño, igual pude apreciar la misma sensación experimentada por Winter cuando describe el vuelo de los hermosos cisnes de cuello negro. El fru fru de raso, como él acuñó, el sonido que producen al batir sus alas al desplazar el aire bajo sus plumas.
Fotogarfia gentileza de Lalo Anderson Bustos


En Wikipedia es posible conocer mas acerca de Augusto Winter. Sobre su amistad con Neruda y Gabriela Mistral es posible leer allí:

"El Nobel Pablo Neruda lo recuerda así en sus recuerdos de adolescencia: ...en el desordenado río de los libros como un navegante solitario, mi avidez de lectura no descansaba de día ni de noche. En la costa, en el pequeño Puerto Saavedra, encontré una biblioteca municipal y un viejo poeta, don Augusto Winter, que se admiraba de mi voracidad literaria. "¿Ya lo leyó?", me decía, pasándome un nuevo Vargas Vila, un Ibsen, un Rocambole. Como un avestruz, yo me negaba a discriminar. Don Augusto Winter era el bibliotecario de la mejor biblioteca que he conocido. Tenía una estufa de aserrín en el centro, y yo me establecía allí como si me hubieran condenado a leerme en tres meses de verano todos los libros que se escribieron en los largos inviernos del mundo.

Gabriela Mistral, en su recorrido por la Araucanía que dio origen a su obra "Brava gente araucana", luego de un viaje en vapor por el río Imperial y llegando a Puerto Saavedra y el lago Budi, conoce y establece amistad con Augusto Winter."

Pero basta de palabras, He ahí sus versos:

LA FUGA DE LOS CISNES

Reina en el lago de los misterios tristeza suma:
los bellos cisnes de cuello negro de terciopelo,
y de plumaje de seda blanca como la espuma,
se han ido lejos porque del hombre tienen recelo.

Aún no hace mucho que sus bandadas eran risueños
copos de nieve, que se mecían con suavidad
sobre las ondas, blancos y hermosos como los sueños
con que se puebla de los amores la bella edad.

Eran del lago la nota alegre, la nota clara,
que al panorama prestaba vida y animación;
ya fuera un grupo que en la ribera se acurrucara,
ya una pareja de enamorados en un rincón.

¡Cómo era bello cuando jugaban en la laguna
batiendo alas en los ardientes días de sol!
¡Cómo era hermoso cuando vertía la clara luna
sobre los cisnes adormecidos su resplandor!

El lago amaban donde vivían como señores
los nobles cisnes de regias alas; pero al sentir
cómo implacables los perseguían los cazadores,
buscaron tristes donde ignorados ir a vivir.

Y poco a poco se han alejado de los parajes
del Budi hermoso, que ellos servían a decorar,
yéndose en busca de solitarios lagos salvajes
donde sus nidos, sin sobresaltos, poder formar.

Quedaban pocos, eran los últimos que no querían 
del patrio lago las ensenadas abandonar, 
sin contagiarse con el ejemplo de los que huían
Confiando siempre de los peligros poder salvar. 

Mas, desde entonces fue su destino, destino aciago
ser el objeto de encarnizada persecución:
vióseles siempre de un lado a otro cruzar el lago,
huyendo tímidos de la presencia del cazador.

Y al fin, cansados los pobres cisnes de andar huyendo,
se reunieron en una triste tarde otoñal,
en la ensenada, donde solían dormirse oyendo
la cantinela de los suspiros del totoral.

Y allí acordaron, que era prudente tender el vuelo
hacia los sitios desconocidos del invasor;
yendo muy lejos, tal vez hallaran bajo otro cielo
lagos ocultos en un misterio más protector.

¡Y la bandada gimió de pena, sintiendo acaso
tantos amores, tantos recuerdos dejar en pos!
¡Batieron alas; vibró en el aire frufrú de raso
que parecía que era un sollozo de triste adiós!

Reina en el lago de los secretos tristeza suma,
porque hoy no vienen sobre sus linfas a retozar,
como otras veces, los nobles cisnes de blanca pluma
nota risueña que ya no alegra su soledad.

Si, por ventura, suelen algunos cisnes ausentes,
volver enfermos de la nostalgia, por contemplar
el lago amado de aguas tranquilas y transparentes,
lo hallan tan triste que, alzando el vuelo, no tornan más.


Nacimiento: 1868
Tamaya, región de Coquimbo,Chile
Fallecimiento: 1927Puerto Saavedra, Chile
Nacionalidad:  Chileno
Ocupación: PoetaEscritorBibliotecario
Fuente Wikipedia

(*) Quechu Cahuín, - Lugar y comunidad mapuche ubicada como a 5 km. antes de llegar a Puerto Domínguez.
                                - Palabras de la lengua mapuche que significa cinco cabildos o cinco reuniones.

viernes, 24 de julio de 2015

Exito-fracaso

La dualidad éxito fracaso:
Como ya lo había dicho en la entrada anterior, nuestras sociedades, desde sus mismos albores, ha exacerbado y exaltado el éxito. En la vida animal, el macho y hembra alfa son aquellos que reúnen determinadas características que los hace aptos para dominar o liderar a sus congéneres, para procrear casi con exclusividad proyectando su herencia genética y con ello preservando las características peculiares de estos individuos.  Experimentos con ratones han mostrado que los individuos omegas, que parecen más  corpulentos y rozagantes, se sitúan en la periferia del grupo social, se someten apartándose sin pelear y sin derecho alguno de formar su harén y, por lo mismo, como diría un psicólogo de la vieja guardia, están “castrados psicológicamente”. En el medio, existe un grupo de potenciales alfas que constituyen los “chicos malos” del grupo. Son oportunistas, actúan en pandilla y si el macho alfa se descuida, entrarán en su madriguera, copularán con sus hembras por la fuerza y pisotearán sus crías. Este tipo de comportamiento ha sido observado con algunas  variaciones menores en muchas otras especies. ¿No parece algo semejante a lo que ocurre en los grupos urbanos?.

Sin duda es el hombre exitoso el que accede con extraordinaria facilidad a las posiciones de poder, porque su comportamiento ético tiene autocontroles flexibles que, dándose la oportunidad, no dudará en violar las reglas para subir los escalones que lo lleven a la cima. El temor a la penalización no lo amedrenta, porque sabe que estando en la cúspide, tendrá una variada gama de alternativas para evadir los castigos, aún el uso de la fuerza y la represión, pese a la mirada indignada de los omegas. Literalmente “se cagan” en las normas y los derechos de las mayorías a contar con un liderazgo que les garantice igualdad de oportunidades (hombres y mujeres alfas). Por qué entonces se da en nuestras democracias “el fracaso de los fracasados”  en elegir un liderazgo donde el éxito se evalúe, aprecie y potencie sobre la base del comportamiento honesto de sus representantes?. Una respuesta simple será quizás porque la honestidad como valor está muy por debajo de los beneficios que otorga el éxito a quien lo detenta.

El fracaso por su parte, tiene las consecuencias opuestas al éxito. Desde el punto de vista de la sociedad conduce a la falta de reconocimiento del individuo por el grupo social, el olvido, la marginación. En el individuo, impotencia, falta de motivación al ver que sus esfuerzos carecen de la retribución esperada, desesperanza,  inmovilidad  y percepción personal pobre o baja autoestima. A lo sumo espera convertirse en un seguidor de aquellos que considera exitosos, pues así, al menos, se siente partícipe aunque sea tangencialmente, de los éxitos de su líder.

He seguido con particular interés las reacciones del público de algunos de los países que participaron en la última  disputa del campeonato de fútbol de selecciones de la Copa América, he visto como los más entusiastas hinchas o “torcedores” (1) se “suben al carro de los ganadores” como si fueran ellos mismo quienes estuvieron en la cancha disputando los partidos.
El éxito de algunos, conlleva el fracaso de otros
Los tales son, en su propia opinión, entrenadores expertos, mejores aún que los propios estrategas y jugadores de su equipo. Cuando algún protagonista comete un error, el juicio de estos “expertos” cae irremediablemente con sádica e imperdonable crueldad. Así una victoria lleva al grupo de seguidores al paroxismo, al frenesí, como si ella fuese un logro personal inapelable, (y la mayoría de las veces sin haber jugado ni siguiera a las canicas). La derrota por su parte, siembra la desesperanza, el lloro y lamentación inconsolable, la rabia se descarga casi siempre, no contra el propio equipo que jugó mal, sino contra el contrario que fue superior en el campo y también curiosamente, contra chivos expiatorios como el árbitro, los dirigentes, o aspectos tan diversos como el sorteo previo, el estado del campo, la lluvia, la altitud o el gobierno del país anfitrión entre otros. Nuestro hombre actual, carente emociones propias en su lucha cotidiana amorfa y sin gracia, necesita de estos momentos de éxitos ajenos, para sentir al
go de adrenalina corriendo por sus venas e invadiendo de emociones excitantes su cerebro. Y la mayoría de las veces, como en la final de Chile/Argentina, dicho arrebato es potenciado por la derrota y abalo de sus prójimos vencidos.

Como vemos, el éxito de algunos, conlleva muchas veces el fracaso de los otros.

(1) Torcedor: en portugués significa hincha, seguidor apasionado.

martes, 21 de julio de 2015

La lucha por el éxito

Inicio aquí algo que prometiera hace ya tres anos, una serie de comentarios sobre el éxito, y en particular, el éxito económico como meta del hombre, altamente deseable y por la cual batallan si tregua los modernos cavernícolas casi con las mismas armas de antaño.
Pataleta ante Obama
Desde los orígenes de la humanidad, el hombre inserto en una sociedad, sea ésta rudimentaria o desarrollada como la actual, siempre se ha visto fascinado por alcanzar posiciones de destaque entre sus pares o contemporáneos, Hay algo en nosotros mismos que nos mueve a sobresalir. Ya desde bebés es posible observar cómo éste descubre formas de conducta que atraen y mantienen la atención de los adultos de su entorno, a las cuales hace uso para incluso manipular las respuestas de dichos adultos para mantenerse en el centro de las atenciones y no quedar relegado a un lugar secundario que conllevan a la monotonía y el olvido. El fracaso es impensable, marcante,  nos expone al hazmerreir, al bulling social; situaciones que muchas veces se traducen en graves disturbios sicológicos que llevan al individuo a la frustración, el desespero, la depresión y muchas veces al suicidio.


Las formas o métodos de los cuales el hombre se vale para llegar y mantenerse en lo alto del podio varían según la sociedad y particularmente según el área en que dicha posición se inserta. En el área militar, se legitima la violencia contra el enemigo y válida incluso su destrucción total.  Cuando se carecen de argumentos  racionales o lógicos para vencer y ejercer supremacía o dominio, el uso de la fuerza es el recurso obligado para tales individuos. Sea que se refiera a grandes grupos como una nación, pasando por los intermedios y llegando a ser notoria y evidente en los pequeños como la familia nuclear o el grupo de pares, como por ejemplo, la pandilla de la esquina,  Es cierto que muchas veces el líder suele ser aquel que entrega las mejores estrategias o soluciones a los problemas del grupo, pero cuando ello fracasa, la imposición por la fuerza o el matonaje se abre camino para hacerse con el poder. Cuando se carece de alternativas que garanticen el ascenso mediante el uso de la fuerza, otras estrategias surgen, la maquinación oculta, las alianzas con personas o grupos descontentos, la manipulación sicológica o social, siendo para ello válidos el uso del rumor, la distorsión de la realidad, la mentira y la magnificación de hechos de poca relevancia, entre otros. Pero no todo es perjudicial o malo en la lucha por el éxito, Hay estrategias y elementos válidos y altamente beneficiosos para nuestras sociedades, que hacen del éxito de sus miembros aportes de gran peso en el avance y desarrollo de las mismas. De ello nos ocuparemos más adelante.


¿Qué es lo que nos mueve a luchar por dichas posiciones? No cabe duda que existe una necesidad básica que procura ser satisfecha, ella es el deseo de ser reconocidos, de ser tomados en cuenta, de tener al menos la ilusión de que somos  agentes de nuestro propio destino. Tiene también responsabilidad en ello, las motivaciones sean internas o externas para alcanzar nuestras metas.  


En el ámbito sindical, es notorio algunos liderazgos que se caracterizan por ejercer presión para conseguir beneficios, privilegios y aún prebendas.  cuando lo correcto en un liderazgo sindical positivo es la capacidad de negociación de sus dirigentes para probar, demostrar y convencer; mediante el uso de razones lógicas y fundamentos sólidos a la contraparte para que ésta acceda, valide y legitime sus demandas. Sin embargo más a menudo de lo que  debiera vemos como pseudos líderes se dedican a manipular a sus dirigidos para ejercer presión llegando incluso a exigir sus demandas a los gritos, palos, pedradas, saqueos, rompimiento de sillas, ventanas o vitrinas y hasta el uso de bombas incendiarias y otras manifestaciones de violencia para alcanzar sus fines. Esto se repite también en muchas de las relaciones de dirigente seguidor, o líderes y dirigidos, y se da fundamentalmente cuando quien ocupa posiciones de liderazgo  carece de argumentos o por sus limitaciones no da con ellos para lograr ser escuchado, ser creído, respetado y digno de confianza por parte de sus dirigidos como por aquellos que componen la parte contraria en la negociación. Lo peor es que tales líderes limitados muchas veces consiguen sus demandas mediante tales presiones, validando con ello marcos legales deficientes y liderazgos políticos poco adecuados, no estoy con esto defenestrando el derecho a huelga ni al de manifestarse ordenada y pacíficamente. Quien gritonea, ofende, agrede físicamente y destruye, es porque carece de argumentos lógicos y sólidos para ganar su batalla.  El buen líder, que alcanza legítimamente tal condición, es aquel cuyos postulados, argumentos y estrategias se imponen por la fuerza de la razón, porque además es capaz de aceptar sus errores, enmendarlos y tomar de sus secuaces y  aún de sus contrarios, aquello que es útil para su causa y la de sus seguidores. Como dije en algún comentario por ahí: movilizar los corderos es actividad propia de pastores en el campo y de sus perros adiestrados. Quien tal se conduce, no puede ser catalogado como líder, por el contrario, es un antilíder, un ególatra capaz de sacrificar a sus dirigidos con tal de subirse al podio, mantenerse en la cima, y alcanzar sus mezquindades. Lamentablemente, de estos últimos están llenos nuestros congresos, nuestros gobiernos y la clase política  en general. Tal proliferación alcanza también otras instituciones como  las policías, los servicios de control  tributario, medioambiental, y se esparce también hacia el ciudadano común, que haciendo uso de tales tácticas desleales y aún ilícitas, logra encaramarse por encima de sus competidores.


Siempre hemos creído que antiguamente, se recurría a prácticas como la hechicería, la religiosidad falsa y ocultista para llegar a ser un individuo exitoso, aniquilando a los adversarios y a quien pudiera oponerse u obstaculizar el ascenso social, político o militar. Cuán errados estamos, pues hoy tales prácticas están más vivas que nunca en ciertos grupos que hacen de ellas sus artimañas predilectas para conseguir sus propósitos. Conocido es el caso de la ex-esposa de un ex-presidente de Brasil (Fernando Collor), quien habiéndose convertido al cristianismo reveló cómo su  ex marido recurría a tales hechicerías, en la esperanza de conquistar sus propósitos y anular o superar los obstáculos que se lo impedían. (1) . Pero ello no sólo se refiere a altos políticos como el caso relatado (Collor de Mello), sino que es práctica común en un amplio sector de la población de este País y asumo que también lo es en muchos otros países.  Recuerdo  que por razones de trabajo, solía pasar caminando por la calle que rodea la parte occidental del cementerio de Nueva Odessa, (una ciudad y municipio en el estado de São Paulo), y en varias oportunidades pude observar pollos negros muertos junto a otros objetos. En principio, no relacioné tales observaciones con magia negra, sino que mucho más tarde me enteré que  tales sacrificios (ofrendas sacrificiales) eran parte de rituales de magia negra que simples ciudadanos o vecinos del sector practicaban para conseguir objetivos ocultos. Conducta que se repite en muchas otras partes de este gran país. Una cosa es cierta. tales conductas ocultas no son garantía para alcanzar oscuros o inconfesables deseos.


Parece increíble, en pleno siglo 21, en la llamada era del conocimiento, tanto que dicho conocimiento, particularmente el científico sumado a su aplicación en altas y sofisticadas tecnologías nos llevan a pensar que hemos superado la ignorancia  y la credulidad en fútiles conductas, vemos que por el contrario, permanecen, proliferan, y son abierta o indirectamente difundidas por una prensa y/o medios de difusión con apariencia de seriedad y prestigio. Es cosa de leer las secciones de astrología y los avisos clasificados y hasta los afiches colgados de los postes de alumbrado, o pegados en los muros y nos encontraremos con una abundante oferta de servicios para ver el futuro, quebrar o realizar trabajos (maleficios), conseguir empleo, amor, fortuna, entre otros.


Para alcanzar el éxito, el vale todo impera. De dicho deseo se aprovechan muchos timadores, Pero en la realidad, son muchos más quienes resultan timados o chasqueados para beneficio y beneplácito de los primeros.




  1. También en mi comentario sobre la corrupción, en la sección Éxito-fracaso, el lector puede encontrar otras asertivas expresiones que complementan esta primera parte sobre El Éxito: http://djoaoninguem.blogspot.com.br/2012/01/tipologias-de-la-crorrupcion.html